23.5.13

La revolución educativa...

No les voy a hablar de política, de la LOMCE o similar... ya habrá tiempo para ello cuando me forme una opinión sobre esta vorágine, tras estudiarme la Ley, eso de hablar de Educación por recortes de prensa o por la opinión de otros no va conmigo.
Vamos a hablar de lo interesante:
Hubo por aquí, al menos, dos Revoluciones educativas que yo recuerde de mi edad escolar, éstas dieron sus frutos y muchos de los que ahora intentamos dinamizar el mundo que nos rodea nos inspiramos en las mismas. No fueron perfectas, se hicieron como todo entonces: con derroches de ilusión, optimismo, creatividad y poquíiiiiiisimos medios ni apoyo de casi nadie.
Por un lado, la liderada por los hermanos Calabuig (tanto monta-monta tanto), daría para muchos posts la multiactividad creativa que auspiciaron y desarrollaron desde los inicios del Colegio Juan Carlos I, aunque la lista sería casi infinita tengo una preferida: La Semana de teatro infantil... ¡Guau!
Como otra locomotora, el añorado Colegio Blas Infante (Ricardo, Loli, Quini, José A., Yuste, etc, etc), ésta además la viví de lleno, me hizo en gran medida ser como soy, oxígeno mucho oxígeno metieron esos profesionales en el sistema de entonces al que llegaron como un tsunami a intentar inventarse un nuevo mundo...¡Qué suerte tuvimos los que los disfrutamos!
El resto de coles de aquí no desmerecía, por favor, que nadie se sienta agraviado, instituciones pedagógicas como el padre de mi compadre o el equipo del Gil López, hacían de su esfuerzo y saber hacer el faro guía de su trabajo diario.
En mi día a día sirven, el recuerdo de ambos, de espoleta para inyectarme ilusión por lo que hago...
En una charlita que tuve el gusto de compartir, gracias al empuje de mi compadre, pude contar algunas de las cosas que hacemos en el Centro donde trabajo...al terminar, mi querido Pepe Calabuig, me felicitó, me miró con los ojos de su dilatada experiencia, y con el saber que atesora emitió un corolario: Eso, sólo lo podéis hacer porque habéis coincidido unos cuantos locos al unísono en el mismo sitio, si no, en nuestro sistema, sería imposible...
¿Se puede decir más con menos?... El poder de la experiencia...
¿Para cuándo un homenaje a aquel Colegio Juan Carlos o al Blas Infante? Cada vez lo repito más...Los homenajes en vida...
Un saludo a tod@s

Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas.
Enviar frase
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

1 comentario:

Celósime dijo...

De esas dos revoluciones educativas, la primera que mencionas, la del Colegio Juan Carlos (lo de Rey ya no lo decíamos por entonces...) la viví yo en primera persona, yo estuve allí, y estoy de acuerdo contigo, la semana de teatro infantil lo mejor... nada que no sea irrepetible, siempre es recuperable cualquier buen proyecto.
Qué suerte haber topado con gente así en los primero pasitos...!

Saludos