20.2.11

Aires de libertad...


En realidad ni ellos mismos saben a dónde van...
sólo saben que no les gusta estar oprimidos, que no les gusta que una clase privilegiada les esquilme los recursos a su tierra mientras ellos no pueden ni respirar sin permiso...

Dictadores y una clase (siempre corrupta) dirigiendo a unos países... y nosotros viéndolos con buenos ojos porque... claro siempre es mucho peor que se conviertan en "repúblicas islamistas"...
Preferimos pensar que tampoco están tan mal bajo el yugo, con tal de que no se nos conviertan en algo molesto o contestatario... incluso los españolitos, con lo que llevamos pasado...

Ahora la llama de la libertad ha prendido y se ha extendido como un reguero de pólvora: Túnez, Egipto, Bahrein, Libia, Marruecos...

El olor de la libertad es algo realmente embriagador, da fuerzas y anima al hambriento... hay que tener las gónadas (sean del tipo que sean) muy bien puestas para enfrentarse a un ejercito de carros blindados con piedras o palos...

Sólo hay que desear que el duro camino que viene detrás de los dictadores no sea excesivamente empinado.

Un saludo a tod@s


Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad.
Benjamín Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.


2 comentarios:

Celósime dijo...

Es que tanta represión no tenía sentido, y mucho menos enmascarado con la religión.

Un saludo

Moy dijo...

La libertad debería se derecho obligado de todo ser humano...

Un beso a todos