20.10.08

La famosa Orden de los 7000 Euros


Creo que todo el mundo sabe de qué estamos hablando, pero por si acaso introduzco un poco.



Seguro que si se han oido los titulares de prensa: "Los docentes cobrarán un plus por aprobar a más alumnos" y cosas por el estilo.








Yo me pregunto "Cómo se puede estar en contra de una Orden que dice cosas como:
"Para poder alcanzar estos objetivos y mejorar la calidad del sistema educativo andaluz,
se debe partir del compromiso de los equipos docentes en la mejora del rendimiento escolar"


En declaraciones directas y en primera persona de la Dirección General de Evaluación Educativa, el que escribe ha oido cosas como "Aquí sólo se trata de RECONOCER el trabajo bueno a quién lo hace bien"


No puedo entender, y lo digo con total sinceridad, a qué se debe tanto alboroto y tanto rechazo con la dichosa Orden. Es algo tan razonable y común, tanto en la Empresa Privada como en Estamentos Públicos, como fijar unos parámetros OBJETIVOS de calidad y eficiencia en el Servicio que se presta.

¿O es que no es razonable pensar, que cualquier proceso (La Educación lo es) es siempre susceptible de mejora?

¿O es que no es razonable pensar que unos trabajadores (los docentes lo somos) que alcancen, en mayor o menor medida, unos objetivos o fines que les marque su Dirección cobren por el esfuerzo y por la consecución del objetivo?

Pero si los pluses de productividad u retribuciones por objetivos existen en todos los sectores públicos y privados.

¿Pero qué miedo es el que tenemos los profesionales en Evaluar a que se nos Evalúe nuestro trabajo, y se nos indiquen acciones correctoras si los resultados no son los esperados?


Yo, sinceramente, no entiendo NADA...

o bueno sí.


Que esta Orden si peca de algo es de cobarde:

* Sólo afecta a quién se preste voluntario a ello.

* Cada Centro se marca "el peso porcentual" que le da a cada objetivo.

* Aún así, sólo por el hecho de participar, los tres primeros años ya se cobra el Plus por Objetivo, es al 4º año de participar cuando la Agencia de Evaluación ponderará cuánto se ha conseguido.


Cuando veo cómo se ha politizado (con "p" chica, la de las políticas destructivas) el tema, alucino y me siento un extraterrestre entre una mayoría de mis compañeros de profesión.

Siendo de una torpeza supina, aunque sólo fuese por puro marketing, no se puede estar en contra de una Orden que pretende mejorar la Calidad y los Rendimientos. Todo ello, en un colectivo que lleva (llevamos) años reclamando que todo se hace a base del voluntarismo del profesorado. Llegan una vez, te ofrecer pagarte por trabajar en un sentido, y hay una parte importante que se siente ofendido por ello.


En fin, doctores tiene la Iglesia, y esta profesión mucha gente acostumbrada a "sentar cátedra"


Un saludo a tod@s



No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.
Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un pensamiento en vacío, si lo que se pretende es mejorar la calidad de la enseñanza, por qué en vez de pagar para mejorar las calificaciones no se gasta ese dinero en:
1. Cubrir adecuadamente las bajas.
2. Controlar adecuadamente las ausencias del profesorado.
3. Poner los recursos personales que se necesitan para dar respuesta de forma diferenciada al conjunto de alumnos y alumnas que cuando llegan a la parte alta del sistema no están recibiendo todas las posibilidades del propio sistema.
Habría razones de distintas índoles, pero hay una que es de carácter ideológico y clave, ¿por qué se introduce conceptos de la mejora de los Centros en un sistema de forma voluntaria? ¿No es una obligación de todos los trabajadores y de todas los trabajadoras de la enseñanza conseguir que sus alumnos y alumnas mejoren? o ¿solo de los que se apunten a los incentivos? Sencillamente no se puede introducir criterios mercantilistas en la educación escolar.
Un saludo de un viejo maestro

Tecno-Viso dijo...

Dos matizaciones:
Primera: Es pobre reducir una Orden con un montón de items de mejora (Más titulaciones, más alumnos que continuan enseñanzas postobligatorias, más formación del profesorado, más participación de las familias...) en mejorar las calificaciones.
Segunda: Ninguna de las propuestas que haces está en contradicción con la Orden.

Y para concluir: Criterios mercantilistas existen siempre que prestamos un servicio y nos pagan por ello.

Un saludo, los viejos maestros siempre son bien recibidos en esta humilde casa, de ellos no se puede hacer otra cosa que aprender, mucho y bueno.